En el escenario de preocupación mundial sobre las consecuencias de nuestras actividades productivas en la tierra, ya no es novedad que las sociedades estamos viviendo procesos de cambio y toma de conciencia con tendencia a minimizar los impacto negativos generados al medio ambiente. En este contexto, las sociedades están redoblando sus esfuerzos con el objetivo de encontrar mejores formas de adaptarse a este proceso de cambio.

 

 Para poder tomar medidas efectivas con tendencia a revertir este contexto, es necesario comprender la interacción que hay entre el ambiente y el hombre, cómo el ser humano aprovecha los recursos, cómo sus actividades influyen en los ecosistemas y cuáles serían las consecuencias de la contaminación.

Generar conciencia en el individuo para que su desarrollo sea respetuoso con el medio ambiente, contribuye a que se satisfagan las necesidades actuales de la población sin comprometer y poner en riesgo el patrimonio de las generaciones futuras. 

Este concepto referido al desarrollo sustentable implica una tarea global de carácter permanente.